sábado, 1 de febrero de 2014

Subasta de Mercancía


Una modalidad de negocio para vender y comprar mercancía es realizado a través de la Subasta, donde se permite al propietario, intermediario o representante, tener la opción de ofertar su producto a un precio igual, menor o equivalente al precio original y recuperar parte del capital invertido del producto adquirido, sea de su propia creación, de producción nacional, importado o para posible exportación, y siendo de propiedad de quien la adquiere.
La Subasta es la venta pública de bienes que se ofrecen de mercancía, artículos, documentos, inmuebles y productos que los compradores procuran para su adquisición y tienen la oportunidad de realizar apuestas (ofertas) del bien demandado.
Se caracteriza por facilitar la opción de que la mercancía adquirida en un momento y aún con valor útil, pueda venderse a quien la demanda. Se utiliza para dar oportunidad de quien posee uno o varios artículos, pueda ofertarlos y recuperar recursos económicos para los que buscan productos y realizan las apuestas en esos escenarios.
Es frecuente ver publicaciones de mercancías, artículos, objetos, productos, entre ellos: antigüedades, objetos de colección (monedas, estampillas, vinos, botellas), bienes inmuebles (fincas, terrenos), ganado vacuno, ganado de ovejas, vehículos, madera, ascensores, repuestos de vehículos, ropas, electrodomésticos u otros artículos que son adquiridos en compras nacionales e internacionales.
Para realizar una Subasta de Mercancía, se debe establecer una Logística que contempla la coordinación de la mercancía a subastar que no esté en proceso de reclamación, convocar mediante avisos, comunicados en medios de comunicación y en los portales de Aduanas. Es usual ver diversos artículos que se ofrecen mediante la Subasta, sean de pertenencia individual, corporativa, documentos o  mercancías importadas.
La Aduana Dominicana realiza la Subasta de Mercancía en abandono, incautada o embargada a través de la Bolsa Agropecuaria de la República Dominicana (BARD). En este proceso participa toda persona con interés en adquirir mercancía, siempre que cumpla con los requerimientos establecidos. De ser mercancía importada legalmente y subastada por Aduanas, es importante conocer el historial de esa mercancía que haya caído en abandono legal o voluntario, incautada o comisada. La Aduana como entidad gubernamental es responsable de aplicar las normativas legales vinculantes a la mercancía que ingresa al país, puesta a venta en pública subasta.
A nivel nacional, las normativas vinculantes a la Subasta está referida en la Ley No. 3489, del 14 de febrero de 1953, para el Régimen de Aduanas, en los Artículos 71, y del 93 al 101; la Ley No. 226, del 19 de junio del 2006, en el Articulo 18, literal G de; los Articulo 32, 34, 35, 36 y 37 del Código Tributario, los Artículos del 113 al 127 del Código Procesal Civil; el Decreto No. 569-12, del 11 de septiembre del 2012,  la Norma para las Subastas Públicas de Mercancías de fecha 12 de julio del 2007, entre otros.
Se subastan mercancía importada o a exportarse ubicada en territorio aduanero abandonada legalmente o abandono voluntario que se encuentra bajo la potestad aduanera sin cumplir con los requisitos, procesos y procedimientos establecidos en las normativas legales vigentes. Cuando se adquiere mercancía en Subasta, es preferible contar con una certificación del subastador o responsable como constancia haber cumplido con lo establecido en las normativas legales, procesos y procedimientos, documento que servirá para cualquier reclamo a posteriori.
Una modalidad usual es la Subasta online (E-Subasta), que permite a compradores y vendedores a nivel del comercio global   interconectarse a través del uso de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), conectándose vía internet, desde cualquier parte del mundo sin tener un establecimiento o espacio físico, de lista de invitados, de confirmación de asistencia, de hacer avisos, buscar el producto o mercancía que ofrezca mejores condiciones de precio, disponibilidad, garantía y costo de envío.
Con enviar un e-mail, se realizan la compraventa internacional donde interviene el vendedor y el comprador, interactuando con las informaciones que se requiere en la transacción comercial. Esta modalidad tiene su riesgo por la confianza, la duda y la posibilidad de fraude.
Esta modalidad ha sido clasificada en Subasta de: 1) Primer precio en sobre cerrado, donde los compradores introducen su apuesta (puja) en un sobre cerrado, que al destapar los sobre recibidos, otorgándole la mercancía previo pago, a quien ofrece la puja más alta; 2)  Segundo precio en sobre cerrado o Subasta de Vickrey, donde la apuesta se introduce en sobre cerrado y al destaparse gana y paga quien ha presentado la segunda puja más cara; 3) Sobre cerrado con discriminación, donde los compradores ofrecen un precio y una cantidad a comprar a un precio o varios precios con la cantidad demandada. Cada oferta paga un precio diferente, se ordenan de mayor a menor precio y se van aceptando hasta que se agote la mercancía; 4)  Sobre cerrado o a precio uniforme, que luego de abrir los sobres, el precio aceptado es el más bajo; 5) Subasta Descendiente u Holandesa, en la cual el vendedor propone el precio menor hasta que el comprador lo acepta, y 6) Subasta Ascendente o Inglesa, donde los compradores van ofreciendo pujas alta cada vez, seleccionándose a quien ofrece el mayor precio, quien paga la mercancía.
Sobre esta transacción comercial nacional e internacional, surgen algunas interrogantes: 1-¿Puede cualquier persona participar en una Subasta?, 2-¿Con qué monto lanzarme a una puja?, 3- Con las pujas de los demás compradores, ¿Tengo idea o puedo deducir el valor de la mercancía que se Subasta?, 4-¿Cuál tipo de Subasta genera más ingresos?, 5-¿Se le aplica una depreciación a la mercancía que se Subasta?, 6-¿Qué garantía tiene una mercancía adquirida en Subasta para ser reparada o remplazada?, 7-¿Qué tiempo tengo para reclamar, luego de ganada la apuesta, pagada y entregada la mercancía?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario