sábado, 17 de mayo de 2014

Comercio de Servicios

Como resultado de la Ronda de Uruguay (1986-1994), lográndose la firma del Acuerdo de Marrakech que crea la Organización Mundial del Comercio (OMC) y se establece el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (General Agreement Trade Services, GATS), normativa adicional al incorporado Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT),  que regula el comercio de bienes. A partir de ahí, la OMC regula el Comercio de Bienes y Servicios.
Los Servicios, según informe de la OMC, 2010, es “el resultado de una actividad productiva que modifica las condiciones de las unidades de consumo (servicio que generan una transformación), o bien facilitan el intercambio de productos financieros (servicios que generan un valor añadido)”[1]. El comercio de servicio administra un producto imperceptible  (intangible), no mercancía. Procura crear fuentes de empleo, captar divisas, fomentar la transferencia de tecnología e incentivar la inversión extranjera. Se caracteriza por la intangibilidad, la simultaneidad, no es almacenable ni transportable.
Es ofrecido en el comercio (minorista, mayoristas, franquicias), transacciones financieras (bancos, seguros, mercados de valores….), servicios de salud, educación, salón de belleza, peluquería….), o cualquier servicio en diferentes entidades gubernamental en servicios empresariales en asuntos jurídicos, tecnológicos, asesorías económicas, de publicidad. Las formas de comercialización pueden realizarse a través del comercio transfronterizo, el consumo en el extranjero, la presencia comercial y el movimiento de personas físicas, modalidades que han sido establecidas en el referido acuerdo GATS.
El Acuerdo de Servicios contempla las modalidades de: 1) Suministro Transfronterizo, ofreciéndose el servicio en otro país a través de medios sea electrónicos (e-mail), por correo o mensajería; 2) Consumo en el extranjero, donde el consumidor se traslada a otro país para recibir el servicio. Ej. Un chequeo médico o recibir tratamiento en otro país; 3) Presencia de personas físicas, el profesional liberal ofrece sus servicios en otro país. Ej. Un Asesor; 4) Presencia Comercial, donde el proveedor ofrece servicios ubicándose en otro país. Estos modos son obligaciones aplicables a los países miembros de la OMC, sin discriminación y contemplando el principio de la Nación Mas Favorecida (NMF), establecido en los Acuerdos GATT’94 – OMC, Articulo 1; en el GATS, Articulo II y en los ADPIC, Articulo 4.
En el ámbito nacional, el cobro del servicio en el Comercio Internacional ha sido contemplando en la Ley No. 226-06, del 21 de junio del 2006[2], que otorga personalidad jurídica y autonomía funcional, administrativa, técnica, presupuestaria y patrimonio propio a la Dirección General de Aduanas (DGA), así como el Decreto No. 627-06, del 22 de diciembre del 2006, que establece el cobro de la tasa por servicio.
Este sector ha sido clasificado en: 1) Comercio Transfronterizo de Servicios y 2) Comercio de Empresas Establecidas. En el Comercio Transfronterizo se incluyen el:1) Servicio Logístico, 2) Servicio al productor, 3) Otros servicios comercializados internacionalmente en forma directa. Asimismo ha sido  clasificado en: Comerciales, Financieros, Sanidad, Turismo, Culturares, Deportivos, Transporte, Medio Ambiente, Comunicaciones, Construcción e Ingeniería, u otros. Se conectan con la prestación del servicio en inversión y la presencia de personas físicas. Para situar un ejemplo en el servicio financiero, referimos el servicio de seguros (seguros de vida, los corredores o agentes de seguro, otros) y el servicio bancario (depósito, préstamos, el factoring, los arrendamientos, las tarjetas de crédito, operaciones bursátiles u otros servicios que ofrecen las entidades bancarias). La producción de servicios es medida a través de las estadísticas que captura de informaciones por organizaciones regionales e internacionales, entre ellas: el Banco Mundial, la UNCTAD[3], así como por el área de cuentas nacionales, reflejándose en la Balanza de Pagos del Banco Central. Este comercio se enmarca, además en la clasificación ampliada de la Balanza de Pagos de Servicios (CABPS 2010).
Las entidades gubernamentales vinculadas al Comercio Internacional están en la obligación de ofrecer los servicios que así le han designado, que han sido contempladas en normativas legales, por lo que se requiere de Recursos Humanos capacitados, disciplinados e íntegros, dispuesto a ofrecer al usuario las informaciones que se requieran. Algunas entidades han creado el Área de Información al Contribuyente, procurando concentrar la totalidad los servicios que se ofrecen combinando el conocimiento, la herramienta informática y la documentación a utilizar; lo que evita la dispersión del cliente, acción que se refleja en eficientizar, simplificar, reducir tiempo, costos operativos y posibles sobornos.
Si bien los costos en el Servicio de la gestión en transacciones del Comercio Internacional aún no se han estandarizado, es un desafío del Agente Couriers,    Agente de Aduana, Especialista o Asesor en temas aduaneros, Agente Consolidador y Desconsolidador de Carga establecer un parámetro de los costos por el servicio ofrecido. Se desconoce alguna normativa que regule las tarifas que ofrecen los gestores en el servicio que ofrecen a los exportadores e importadores desde la llegada de la mercancía, la obtención de los documentos, la declaración aduanera, el seguimiento del proceso de verificación y aforo, la emisión de cualquier recurso de reconsideración a presentarse antes de la desaduanización a priori, así como en la notificación de una reliquidación por la fiscalización a posteriori.
En diversos países la liberalización del comercio de servicios ha sido lenta, en otros ha crecido más que el Comercio de Mercancias. En Europa, el servicio es el principal sector representando el 70% del Producto Interno Bruto. Este sector actualmente es un terreno fértil para innovar, asociar, crear empleos es un mercado en desarrollo con alto potencial de crecimiento, con las posibilidades para emprender negocios, sea personalizados o a través del uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Call Center) y los Recursos Humanos.
Es de todos conocido que la economía dominicana se ha transformado en los últimos años en una economía de servicios, atendiendo el peso especifico de los sectores financieros, telecomunicaciones, turismo y zonas francas.

[1] http://www.wto.org/spanish/res_s/statis_s/services_training_module_s.pdf
[2] https://www.aduanas.gob.do/descargas/files/leyes/organicas/226-06_autonomia_DGA.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario