lunes, 29 de septiembre de 2014

Comercio Nacional de Fármacos

Anteriormente me he referido a la producción y comercialización de los fármacos a nivel internacional. Dada la importancia de esta mercancía por la utilidad en el sistema de salud; y con ello, la garantía de las condiciones de salud de los ciudadanos dominicanos, es pertinente enfocarnos en esta problemática a nivel nacional.

La industria farmacéutica nacional orientada en la transformación y elaboración de medicamentos para uso humano y animal, ha tenido un crecimiento significativo en la ampliación de sus líneas productivas para ofrecer productos originales y genéricos expandiéndose en el mercado internacional; aunque todavía es deficiente para satisface la demanda a nivel local.

De ese comercio, datos estadísticos de fuentes oficiales, reflejan que las exportaciones de fármacos incluidos en el Capítulo 30, ascendieron en el 2013, a US$322,267,299.20, realizadas hacia Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Guatemala, Japón, entre otros. Las Importaciones en ese mismo año 2013, ascendieron a US$532,764,736.34, originaria o procedentes de Panamá, Estados Unidos, Guatemala, Francia, India, México, China, Costa Rica, entre otros.

Situémonos en la compra de un blíster de Acetaminofén, que al adquirirlo en una Farmacia Popular (Botica Popular) cuesta unos RD$20.00. En las farmacias privadas, el precio depende de la marca de laboratorio, cuyo monto anda entre RD$40.00 y RD$60.00 pesos dominicano. Esto es una muestra del alto costo de los medicamentos, sacando a muchos pacientes de circulación por su incapacidad económica de adquirirlos. La población dominicana en términos culturales fundamentalmente en su tradición tiene por costumbre auto medicarse o ir a remedios caseros como solución de la problemática de salud-enfermedad.

A todo esto, el negocio de fármacos conlleva a la aplicación de las regulaciones legales establecidas en República Dominicana vinculantes a las disposiciones internacionales. En ese sentido, el compromiso asumido por el país como Miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), por la relevancia del Acuerdo ADPIC (Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio), lo establecido en el Capitulo XV del DR-CAFTA, sobre Propiedad Intelectual, así como lo contemplado en la Ley No. 3489, del 14 de febrero de 1953, sobre el Régimen de Aduanas y sus modificaciones. Además, la Ley No. 22-06[1], del 8 de febrero del 2006, que modifica la Ley No. 42-01, del 8 de marzo del 2001, estableciendo en el Articulo 3, la modificación del Artículo 167, que refiere: “…la SESPAS podrá ordenar la clausura temporal o definitiva de un establecimiento dedicado a la producción, elaboración, almacenamiento, refrigeración, envase, transporte, distribución, comercialización y expendio de artículos, de medicamentos o similares en que infrinjan de las disposiciones de esta ley. Asimismo, confiscará, y si es necesario, destruirá o incinerará los productos deteriorados, adulterados, contaminados, vencidos, falsificados y los que sean descritos falta  erróneamente”.

La Ley No. 146-00, del 27 de diciembre del 2000, sobre Reforma Arancelaria refiere en el Literal K, que: “Las importaciones de materia prima, material de empaque, insumos, maquinarias y equipos y sus repuestos para la fabricación de medicinas para uso humano y animal, cuando sean adquiridas por los propios laboratorios farmacéuticos..”

Con estas disposiciones legales, el sector industrial farmacéutico se beneficia desde la importación de materia prima (Ley 392-07, Ley 146-00,…), la aplicación de preferencias arancelarias de los acuerdos comerciales, ventajas que tiene el sector farmacéutico, cuyo sacrifico fiscal del Estado, no reflejada en los precios de los medicamentos que adquiere el consumidor en los centros de expendios.
¿Se penalizan a las empresas que incumplen las disposiciones legales?.

A todo esto, la referida Ley 3489 , establece en el Articulo 167, que: “Se califica delito de contrabando la introducción o la salida del territorio nacional, así como el transporte interno, la distribución, el almacenamiento, o la venta pública o clandestina de mercancías, implementos, productos, géneros, maquinarias, repuestos materiales, materias primas, objetos y artículos con valor comercial o artístico que hayan sido pasados o no por las aduanas del país, en complicidad o no con cualquier funcionario o autoridad, sin haber cumplido con todos los requisitos ni satisfecho el pago total de los derechos e impuestos previstos por las leyes de importación y de exportación…”

Además, lo referido en el Articulo 200, de la referida Ley de Aduanas, que contempla que: “El contrabando, salvo disposición legal en contrario, se castigará con las siguientes penas, acumulativamente: a) Comiso de artículos, productos, géneros o mercancías objeto del contrabando, b) Comiso de los artículos, dinero, productos, géneros o mercancías que se compruebe hayan sido adquiridos como consecuencias del contrabando….”.

Es interesante destacar lo que refiere INFADOMI, que: “la escasez o desabastecimiento de algunos productos ha sido aprovechado para el comercio de medicamentos ilegales, falsificados y de contrabando”[2].

Entre las entidades que producen fármacos se identifican los Laboratorios: 1) Acromax Dominicana, 2) Alfa, 3) Dr. Collado, 4) Ethical, 5) Feltrex, 6) Industria Farmacéutica del Caribe, 7) INFACA, 8) Inmenol, 9) LAM, 10) Magnachem, 11) Rangel, 12) Roldan, 13) ROWE, 14) SUED, 15) UNION, entre otras. Asimismo, otras empresas nacionales se dedican a la importación y comercialización de fármacos, asignando en la intermediación márgenes de ganancias que se reflejan en los altos precios de medicamentos para consumo de la salud humana. De igual manera, conforme lo refiere el Perfil Farmacéutico de la República Dominicana 2012[3], existen 5 compañías farmacéuticas multinacionales que producen medicamentos localmente.

El Comercio Exterior (Exportación e Importación), interviene además de los Laboratorios, entidades privadas que comercializan fármacos, la Dirección de Drogas y Farmacias del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, la Dirección General de Aduanas, ONAPI[4], INFADOMI[5] (Industrias Farmacéuticas Dominicanas…), entre otros actores de la Cadena Logística que participan en las diferentes acciones requeridas para la entrada,  salida, distribución y comercialización de medicamentos en el país.

Como resultado, el Comercio Nacional de Fármacos, las Patentes, la Competencia de los productos genéricos, la venta de fármacos Reetiquetados, Adulterados con fechas posteriores, el Contrabando, la Falsificación y otras situaciones que se presentan, deben ser foco de atención y un desafío para las autoridades responsables por la Competencia del Comercio Desleal. En consecuencia, forman parte del mapa de riesgo en que se ve afectada la población, por los efectos secundarios de fármacos localizados en el comercio doméstico que no califican para los debidos tratamientos clínicos.

[1] http://politicafarmaceutica.gob.do/files/Marco%20Legal/Ley_No__22-06_Que_Modifica_la_Ley_No__42_01.pdf

[2] http://www.listin.com.do/economia-and-negocios/2014/8/4/332391/Infadomi-reclama-cumplimiento-de-ley

[3] http://www.who.int/medicines/areas/coordination/pscp_repdominicana_sp.pdf?ua=1

[4] http://www.onapi.gov.do/marcas-y-nombres.html

[5] http://www.infadomi.org/

viernes, 26 de septiembre de 2014





 Frase
“La decisión es única. Las responsabilidades  no se  endosan”   
Pot Niurka Beato Alba

 26-9-2014


domingo, 21 de septiembre de 2014

Comercio Internacional de Fármacos


Es de todos conocidos que las mercancías tienen un valor de uso y de cambio; y son producidas para satisfacer necesidades básicas de todo ser humano o necesidades creadas por las fuerzas del marketing o por hábitos de consumo de la cultura que genera efectos demostración en la posesión de bienes. En el caso de los fármacos, estamos frente a una mercancía vital para la reproducción del género humano y su protección y conservación.

La investigación, la producción y comercialización de los medicamentos a nivel mundial está en manos de los países desarrollados, bajo el control de laboratorios que producen para una demanda a nivel internacional.

En efecto, los Fármacos definidos como la: “sustancia natural o sintética capaz de producir un efecto anatómico o funcional en un organismo vivo. Los fármacos preparados para tratar o prevenir una enfermedad se denominan medicamentos”[1].

Ese mercado caracterizado por la exploración, la innovación y el desarrollo constante de nuevos productos, utilizando equipos tecnológicos especializados  a través de ciclos operacionales de corta duración; optimizando tiempo y reduciendo costos operativos; presentados en tabletas, inyecciones, supositorios, cápsulas, sueros, parchos, aerosoles u otros empaques, deben cumplir con las regulaciones legales establecidas.

Entre los países productores, exportadores e importadores de fármacos se incluyen: 1) Productores: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Cuba, Francia, Reino Unido, Japón, México, Perú, Guatemala, Brasil, entre otros; 2) Exportadores: Alemania, Bélgica, Suiza, Estados Unidos, Francia, India, Guatemala, otros; y 3) Importadores: Estados Unidos, Alemania, Bélgica, Francia, Reino Unido y muchos más países consumidores de medicamentos elaborados a nivel global.

Los diez (10) laboratorios farmacéuticos más grandes a nivel global son las siguientes: 1) Pfizer, ubicada en Estados Unidos, 2) Novartis, en Basilea, Suiza, 3) Sanofi-Aventis, en Francia, 4) Merck, en  Estados Unidos, 5) GlaxoSmithKline (GSK), en Reino Unido, 6) Roche, en Suiza, 7) AstraZeneca, ubicada en Reino Unido, 8) Johnson & Johnson, en Estados Unidos, 9) Abbott Laboratories, en Estados Unidos y 10) Lilly, ubicada en Estados Unidos[2].

Empresas de Laboratorio
Ventas farmacéuticas
Ingresos
País
Página Web
Mil Millones de US$
Mil Millones de US$
Pfizer
44,4
48,4
Estados Unidos
GlaxoSmithKline
38,5
45,5
Reino Unido
Sanofi-Aventis
38,5
9,7
Francia
www.sanofi-aventis.com
AstraZeneca
28,7
9,7
Reino Unido
Merck
26,5
26,8
Estados Unidos
Novartis
25,5
39,8
Suiza
Johnson & Johnson
24,9
61,1
Estados Unidos
Roche
22
38,5
Suiza
Lilly
17,6
18,6
Estados Unidos
Wyeth
17,2
22,4
Estados Unidos
Elaboración propia con datos de http://www.ehowenespanol.com/lista-10-mejores-companias-farmaceuticas-lista_134561/ publicado en Acento.com.do

[1] http://www.enciclopediasalud.com/definiciones/farmaco

Otras empresas destacadas en este sector son Bristol-Myers, Bayer, Abbott Laboratories.

El Comercio Internacional de Fármacos es un lucrativo negocio, que genera cuantiosos capitales. Se ha estimado más de (1,000) mil millones de dólares[1]; así mismo, es una mercancía susceptible al comercio ilícito en la comercialización de medicamentos (contrabando, falsificaciones, reetiquetados y vencidos). Algunas fuentes señalan que: “ el negocio de medicamentos falsos está posicionado dentro de las actividades delictivas más rentables, moviendo más de 2,000 mil millones de dólares, realizable por diferentes vías, principalmente a través del Comercio Electrónico”.

En la internacionalización de esos fármacos, la Cadena Logistica utiliza mayormente el transporte marítimo combinado con el transporte terrestre. Para envíos pequeños, también se utiliza el transporte aéreo.

A nivel internacional, el Comercio de Fármacos se circunscribe el marco legal del Acuerdo de Aspectos sobre Derechos de Propiedad Intelectual (ADPIC), de la Organización Mundial del Comercio (OMC); el DR-CAFTA, establece en el Capitulo XV, lo referente a Propiedad Intelectual. En República Dominicana, este sector es regulado por la Ley No. 3489, del 14 de febrero del 1953, sobre el Régimen de Aduanas, la Ley General de Salud No. 42-01, del 8 de mayo del año 2001, entre otras disposiciones legal. Es relevante para los países de la región, la certificación de la FDA (Food and Drug Administration).

En temas aduaneros, la OMA, Organización Mundial de Aduana, a través del Convenio Internacional del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancias, especifica en el Capitulo 30 del Arancel de Aduanas, los códigos arancelarios correspondientes a los productos farmacéuticos, donde se incluye la designación de la mercancía, el gravamen y, en República Dominicana, el impuesto de transferencias a bienes industrializados (ITBIS).

La industria de fármacos tiene una alta competencia, además de lo que es propia del mercando entre las diferentes industrias, de las que se pueden indicar: a) los productos falsificados, b) la piratería de patentes, c) los genéricos o esenciales, d) los alternativos o naturales y otros.

El desarrollo intensivo de nuevos productos, las nuevas tecnologías, la producción en períodos cortos, la opción de los productos genéricos, las alianzas estratégicas entre países productores y empresas transnacionales, la especialización de productos, la aplicación de las normativas legales vigentes son elementos relevantes para el Comercio Internacional de Fármacos, por los efectos que pueda causar el consumo de fármacos a los seres humanos y a los animales.

Por razones económicas, sociales y culturales, una población significativa estimada en 2,000 millones de personas se encuentra fuera de este mercado.

Otras fuentes consultadas:



sábado, 13 de septiembre de 2014

Celador de Aduanas : Roles y Funciones

En el Comercio Internacional, una figura que ofrece un servicio de vigilancia para el control de la entrada y salida de mercancías y personas en los recintos aduaneros es conocida como Celador de Aduanas. Se trata de la participación de un personal designado por la Dirección General de Aduanas para observar y controlar la entrada y salida de las personas, vehículos, bultos y otras mercancías a los perímetros de las Aduanas.
Entre sus funciones se incluyen la participación como custodia de la mercancía que ingresa o sale, destinada a: 1) Tránsito interno, 2) Tránsito internacional, 3) Despacho Expreso, 4) Verificación a Destino, 5) Custodia de seguridad en operativos de investigación por Inteligencia Aduanera, en Fiscalización a Posteriori,  Embargos Legales; 7) Operaciones de Zonas Francas, 8) Exportación, entre otras.
Cuando se le designa realizar una gestión, el Celador de Aduanas, para el caso de República Dominicana, debe cumplir los lineamientos establecidos en el Articulo 5, Párrafo II y III de la Ley No. 3489, del 14 de febrero del 1953, sobre el Régimen de Aduanas y sus modificaciones; que refiere: “Para los fines de esta Ley se consideran oficiales de Aduanas: El Director General de Aduanas, el Encargado de la Sección de Inspección y sus Inspectores, el Ayudante del Director General de Aduanas, los Colectores de Aduanas, los Sub-Colectores de Aduanas, el Encargado del Cuerpo de Celadores, sus Ayudantes y los Celadores”, asimismo, el Párrafo II, establece que: “Los oficiales de aduanas estarán autorizados para citar e interrogar testigos, tomar juramentos, requerir y certificar declaraciones, requerir la presentación de documentos, levantar actas y ejercer atribuciones policiales en todos los casos en que sea necesario o conveniente en el ejercicio de sus funciones, sin perjuicio de las demás atribuciones que les confiere de ley”.
De esta misma forma, existe en el Reglamento de Celadores, en la Ley No. 8-90, del 15 de enero de 1990, sobre Fomento de Zonas Francas; en la Ley 84-99, del 6 de agosto de 1999, sobre Reactivación y Fomento de las Exportaciones, que regula el Régimen de Admisión Temporal, entre otras disposiciones legales. De igual manera debe tener conocimiento de que sus acciones en la función laboral están sujetas a la aplicación de los Artículos contemplados en la Ley No. 41.08, de Función Pública.
La figura del Celador aún con su antigüedad desde la Ley No. 3489, mantiene su vigencia en las operaciones de la Aduana y, en tal sentido, la nueva propuesta de Ley de Aduanas que descansa en el Congreso Nacional, privilegia las funciones tales como, la recepción de buque en cuanto a la arribada forzosa, el control y vigilancia en recintos aduaneros, entre otras.
La coordinación de la Logística en la actividad donde participará el Celador, conlleva el transporte, la documentación con las coordenadas definidas. En este sentido, la Aduana Dominicana ha establecido en la Resolución No. 000006, del 26 de febrero del 2007, para las tarifas de la prestación de servicios externos, cuando se trate  de  mercancías  contenerizadas  o  suelta,  especificando  el  monto según la distancia. Favorece que los recursos correspondientes a la dieta del Celador sean entregados por anticipación, de manera que puedan contar con los recursos económicos para ejecutar su función, evitando ser sobornados por la empresa que tiene el interés de llevar la mercancía al destino sin retrasos.
A todo esto, contar con un equipo de personas íntegras, identificados con la entidad, que representan la Aduana ante el escenario indicado, se exponen a riesgos de seguridad; por lo que, es fundamental fortalecer las capacidades con entrenamientos sobre Procedimientos Aduaneros (Regímenes Aduaneros), en la Seguridad e Inteligencia, de Relaciones Humanas. Asimismo, evaluar las capacidades de los Celadores que se han ido superando con niveles técnicos y profesionales, para que puedan optar por otras posiciones donde pueda desempeñar funciones en diferentes áreas.
Sobre el ámbito del alcance de sus funciones, han surgido propuestas para sustituir al Celador por un sello de seguridad. Se desconoce el progreso de este planteamiento; no obstante, dada la importancia y la responsabilidad que tiene un Celador de Aduanas, se pueden rediseñar estrategias teniendo en consideración el Pilar Aduanas Empresas contemplado en el Marco Normativo SAFE, emitido por   la Organización Mundial de Aduanas.
En tal sentido, es propicio que la función operativa se fortalezca en el Anteproyecto de Ley de Aduanas, por la relevancia que tiene en el control y la facilitación al comercio para el manejo de mercancías a custodiar, combinando personas, seguridad e integridad; manifestando todo lo concerniente al desempeño dinámico, eficiente y eficaz del Celador de Aduanas en la transacción comercial internacional.
Se  deben crear los incentivos que eleven las condiciones de vida de los Celadores, ingresos, beneficios marginales, capacitaciones, disponer de recursos tecnológicos y equipos para el desempeño de sus tareas.

Fuentes consultadas:
http://www.dga.gov.do/dgagov.net/uploads/file/leyes/Ley_3489.pdf
[https://www.aduanas.gob.do/descargas/files/leyes/resoluciones/direccion_general/resolucion_0000006-prestaciones_servicios_externos.PDF
http://adoexpo.org/assets/files/pdf/Adendum%20a%20%20Reglamento%20%20sobre%20Servicios%20a%20Zonas%20Francas%202001%20.pdf

sábado, 6 de septiembre de 2014

Servicio Postal Dominicano

En un momento en que aflora y se hace visible en el país en términos de las transacciones de mercancías transportadas a través de los Couriers, queda oculto un trámite que desde hace décadas viene operando a nivel mundial (1840, Reino Unido, Argentina, 1972) y a nivel local, desde 1936. Esta modalidad histórica de paquetería utilizada para transportar cartas, documentos, pequeños paquetes  y otras transacciones, procura ofrecer un servicio público a través de una entidad gubernamental, función realizada por medio del correo público que depende de su marco normativo y operacional del Estado.
El Correo Público es un servicio que se ofrece en centros logísticos u oficinas ubicados en diferentes puntos de cada país, caracterizado por el envío y recepción de mercancías, productos, objetos, sustancias o material comercial o personal, sea documentación certificada, paquete prioritario u otros, bajo la confirmación de recepción con la rúbrica del beneficiario o representante.
A nivel internacional, la Unión Postal Universal (UPU), ubicada en Suiza, es el organismo de cooperación entre los países Partes. República Dominicana es Miembro desde el 1 de octubre de 1880.
En el caso nuestro, la Ley No. 40, del 1963, sobre Ley de Comunicaciones Postales crea la Dirección General de Correos, dependencia del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, ente que operó hasta noviembre de 1985, cuando se creó el Instituto Postal Dominicano (INPOSDOM), mediante la Ley No. 307, ofreciendo el Express Mail Service, Inpospak, Corregiros, Correo Empresarial, Postal Pack, Exporta Fácil, Código Postal, entre otros servicios que se utilizan en la recepción y envíos de documentos o paqueterías en el entorno local e internacional. Esta modalidad procura la recepción y envío de mercancías, con entrega puerta a puerta o en la dirección y el plazo definido, según lo convenido entre las Partes.  Esas mercancías deben cumplir con los requerimientos legales establecidos, incluyendo si se trata de mercancía restringida y de prohibida importación.
El servicio ofrecido de transporte de paquetería, combina regularmente dos medios de transporte sea marítimo – terrestre y  aéreo – terrestre, procurando cada día ser eficiente, rápido, económico y seguro de los bienes (productos, artículos,  mercancía) para la entrega y envío en el lugar indicado y justo a tiempo.
En ese contexto, en el Informe sobre El Correo en la República Dominicana. Vida, Pasión y Muerte (y Resurrección?) de un Servicio Público, emitido por Julio Sánchez Mariñez, refiere entre otros elementos sobre “….la inviolabilidad de la correspondencia, la penalización de los fraudes contra el correo, del uso ilícito del correo y de la violación del secreto de correspondencia….”.
Asimismo, algunos clientes que utilizan el servicio de Correo Público han informado en diversas fuentes que los envíos de cartas, documentos y pequeños paquetes duran para ser recibidos hasta un mes, encontrando mayor facilidad con el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs), al utilizar el Comercio Electrónico, o en los Correos Privados.
Un caso simbólico es el de Estados Unidos, cuyo servicio postal ha sido históricamente valorado como uno de los más eficientes y eficaz; y cuyas operaciones han recibido la mayor confianza de los usuarios. Este servicio de Correo Público es realizado por medio de United State Postal Service (USPS), que ofrece diversas facilidades para la recepción, entrega y envío de paquetería, fundamento en las disposiciones legales establecidas en la Ley de Bioterrorismo, la Ley de Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA (Food and Drug Administration) y otras. Es bueno destacar su sistema en los procesos de modernización y tecnologización de los servicios.
De igual manera, un instrumento de uso para ubicar la dirección que especifica el lugar de la persona física o jurídica es el Código Postal, cuyo dato identifica cada país. En el caso de Santo Domingo, Distrito Nacional el código va del 10100 al 10699.
En la Logística de estos servicios se integra el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, desarrollando sistemas de riesgos, de trazabilidad en sus operaciones para rastrear la mercancía desde el punto de partida hasta el punto de destino. El servicio demandado por el cliente, busca la relación la eficiencia, la eficacia, los costos operativos, la seguridad y el just in time, por lo que la incorporación del 4PL, operador logístico puede ofrecer soluciones para eficientizar la operativización de las transacciones comerciales internacionales que se realizan por medio del Correo Público.
En tal sentido, a nuestro entender tres (3) factores se han relacionado y han llevado a la crisis del Servicio Postal Dominicano:
  1. La dificultad del Estado y la precariedad de los servicios públicos,
  2. El proceso de privatización de algunos servicios, incluyendo el correo nacional,
  3. El impacto de las innovaciones, modernización e inclusión de las tecnologías de la información y comunicación.
Podríamos indicar un cuatro (4to.) factor que toca la subjetividad de los usuarios, esto es la pérdida de confianza, por la inseguridad, el largo tiempo de espera para la recepción del servicio, así como la ambigüedad de los sistemas, procesos, procedimientos y trámites operativos.
Fuentes consultadas:
https://www.princeton.edu/cmd/working-papers/idlac08/wp0805o.pdf
http://www.codigopostalrepublicadominicana.com/
http://acento.com.do/2014/opinion/3390053-la-logistica-y-los-pls/